Trescientos sesenta y cinco sueños / Morfeo 60

En el sueño todo es subjetividad, porque no hay confrontación con el objeto. Freud dice que el sueño carece de intención porque es intención, por lo que en él no se puede tener éxito ni fracasar.

Trescientos sesenta y cinco sueños / Morfeo 60

En el sueño todo es subjetividad, porque no hay confrontación con el objeto. Freud dice que el sueño carece de intención porque es intención, por lo que en él no se puede tener éxito ni fracasar.

Nuestros sueños no sólo están vinculados entre sí en cuanto “nuestros”, sino que forman también un continuo, pertenecen a un mundo unitario, lo mismo, por ejemplo, que todos los relatos de Kafka suceden en “lo mismo”.
Theodor W. Adorno

 

Según Kant, la imaginación violenta al entendimiento, forzándolo a “pensar más”, aunque ese pensamiento añadido no resulte en un concepto determinado o específico.

Esa misma operación la realiza el inconsciente sobre la imaginación, y lo hace a través de los sueños. El mundo del inconsciente y de los sueños es un gran campo fantasmático. Jaques Rancière, en su libro “El inconciente estético”, dice que el arte trabaja con el mismo régimen del psicoanálisis, al menos en un campo: el campo de lo mudo, de lo indecible. El del saber no sabido. Lo insabido del artista tal vez tenga sus propias reglas, como la lógica de los sueños. No hay tierra más extranjera —y al mismo tiempo tan propia— como la de nuestro inconsciente. Y los sueños son los medios a través de los cuales este se hace presente para decir “aquí estoy”. En la férrea ilógica de los sueños, todo lo que acontece en ellos nunca es cuestionado por el soñante. Se trata de artefactos perfectos compuestos por tramas / traumas liberados por un inconciente que de pronto abre sus compuertas y a modo de obsequio, nos autoriza a abismarnos ante él de manera oracular, construyendo una poética no del yo, sino del ello, fomentando lo que Deleuze denominaba, en relación a la obra de Francis Bacon, la “lógica de las sensaciones”.

Desde siempre, los sueños han superpoblado mis noches. Soy, lo que podríamos llamar, y no en sentido metafórico sino literal, un soñante. Cada tanto pensaba que debía atenderlos un poco más, darles espacio por fuera de mi cabeza, que se levantasen por las mañanas conmigo. Muchas veces me apenó dejarlos abandonados en la almohada.

Es cierto que los sueños no significan ni comunican nada salvo para el que los sueña, pero aún así me interesó transmitir ese bloque del inconsciente manifestándose durante un año seguido buscando tramas, relaciones, contigüidades y tensiones con el resto del mundo, de las personas y sus circunstancias, soñantes también ellos de sus propios sueños.

A partir de estas premisas es que me propuse realizar un proyecto que consistiese en la transcripción lo más literal y lo menos tergiversada posible de un sueño tenido cada una de las noches entre el domingo 27 de marzo de 2023 y el miércoles 27 de marzo de 2024; es decir, traducir narrativamente al papel durante un año seguido aquellos episodios oníricos en los que el inconsciente me permitiese asomarme, aunque a retazos y a través de breves fogonazos, a su morada.

Las transcripciones de dichos sueños han sido hechas inmediatamente después de despertar, con el “estómago vacío”, como diría Benjamín en Calle de sentido único: “quien está en ayunas habla del sueño como si aún hablase en sueños”, con la finalidad de traicionar lo menos posible el suceso onírico evitando su interpretación y su posterior corrección para hacerlo más lógico o comprensible, y mucho menos, transformarlo en literatura.

Los únicos retoques hechos sobre los textos tienen la intención de referenciar al lector o al escuchante ciertos personajes que durante el sueño mismo no necesitan ninguna presentación: por ejemplo, cuando sueño con mi hijo Juan no necesito, para mí, describir su cualidad de hijo, pero para el otro, ese añadido le brinda el contexto de lectura. Este tipo de pequeño retoque es el único que ha sido realizado.

En el sueño todo es subjetividad, porque no hay confrontación con el objeto. Freud dice que el sueño carece de intención porque es intención, por lo que en él no se puede tener éxito ni fracasar.

“El lenguaje del sueño no está en las palabras, sino bajo ellas”, escribe Benjamin en una carta a Gershom Scholem. Y sigue: “En él las palabras son productos accidentales del sentido, el cual se encuentra en la continuidad sin palabras de un flujo. El sentido se esconde dentro del lenguje de los sueños a la manera en que lo hace una figura dentro de un dibujo misterioso”.

Y finalmente, Derrida se pregunta si nos podemos hacer responsables de nuestros sueños.

Así, liberado del problema del significado, de la construcción literaria y de la moral, fue que decidí emprender esta tarea que, casi como una broma o maldición, me ha quitado el sueño porque, inevitablemente, he tenido que traicionar el acontecimiento propio del sueño –una experiencia sensorial intransferible- para convertirlo en palabras que pudiesen describirlo.

Este proyecto ha devenido en dos efluentes: uno literario y otro performático. El primero, como ya está expresado, consistente en el compendio los trescientos sesenta y cinco sueños en una publicación que los reúna, cuyo título es “365 sueños”, y el segundo, más cerca de lo que podríamos llamar literatura expandida y cuyo título es “Morfeo 60”, consistente en la lectura en vivo de los últimos sesenta sueños tenidos durante las sesenta noches consecutivas previas al momento de la performance, de un minuto de duración, mientras se proyecta, en paralelo, sesenta películas también de un minuto editadas a partir de found footage y tomadas de la web, todo en medio de un espacio saturado de humo.

Ambos proyectos conviven en el tiempo y son subsidiarios unos de otros.

 


Contenido relacionado

FOLA, la Fundación Alfonso y Luz Castillo y la Fundación Medifé, junto al apoyo de la Fundación IRSA, del programa de Mecenazgo y la Fundación Banco Macro, presentan el primer museo de fotografía itinerante de Argentina, que en esta oportunidad llega a la ciudad de Rafaela, con su trailer cultural, de acceso totalmente libre y gratuito para toda la comunidad.
La Usina del Arte es un espacio cultural único emplazado en el sur de la Ciudad que reúne la más variada programación cultural y actividades para toda la familia. Un ícono arquitectónico de la Ciudad de Buenos Aires que se convirtió en un multiespacio donde se lleva adelante una variada programación cultural. Vas a encontrar propuestas gratuitas en música, danza, artes visuales, gastronomía, actividades para las infancias y para toda la familia. 
El Centro Cultural Recoleta es un espacio vivo y participativo para adolescentes y jóvenes que apuesta a la convivencia en la diversidad y que impulsa los movimientos artísticos del país y del mundo desde hace más de tres décadas.   Hay salas permanentes dedicadas a los adolescentes, al hip-hop, al dibujo, una zona de estudio, un espacio de ocio y recreación, además de la Terraza, el Cine, el Laboratorio musical, el Centro de investigación, la Residencia para artistas, la Capilla y las salas de exhibición para artes visuales.  
El Centro Cultural de la Ciencia C3 presentó, junto a Fundación Medifé, “CIENCIA FICCIÓN”, una instalación de Emilio García Wehbi y Maricel Álvarez. La obra invitó a reflexionar sobre la relación que se establece entre la ciencia y el arte a través del lenguaje por intermedio de la metáfora. Una relación simbiótica y semántica
Entre los años 2002-2008 el artista Emilio García Wehbi llevó a cabo -en las ciudades de Viena, Buenos Aires, Berlín y Cracovia- la intervención urbana Proyecto Filoctetes.
Ronda Cultural es una Asociación Civil creada por jóvenes profesionales con la misión de promover el derecho de acceso a la cultura. Llevan adelante actividades culturales, educativas y comunicacionales con propuestas especializadas para distintos públicos. Sus actividades fueron declaradas de interés por la Honorable Cámara de Diputados de la Nación.
Nave insignia del Complejo Teatral de Buenos Aires –la organización que fusiona artística y administrativamente las salas teatrales de dependencia oficial y que desde 2016 está conducida por Jorge Telerman– el Teatro San Martín mantiene una importancia real y simbólica que es compartida por los habitantes  de la ciudad. Una institución democrática, participativa y accesible que busca ser representativa de sus sueños colectivos, de sus expectativas culturales, de su aspiración de progreso espiritual.
El Museo de Arte Moderno de Buenos Aires fue creado el 11 de abril de 1956 mediante el decreto N⁰ 3527/56 por iniciativa de Rafael Squirru.
El Museo Castagnino+macro es un museo de arte ubicado en la ciudad de Rosario. Está compuesto por dos sedes: una histórica, el Museo Municipal de Bellas Artes Juan B. Castagnino y otra contemporánea, el Museo de Arte Contemporáneo de Rosario (Macro). Es administrado por la Municipalidad de la ciudad.
Semana del Arte 2023 Anunciamos junto en colaboración con el Ministerio de Cultura de la Ciudad, los proyectos ganadores que formarán parte de la nueva edición de Semana del Arte, que este año se llevará a cabo del 27 de agosto al 3 de septiembre.
El Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires nace a partir de Colección Costantini. A fines del año 1998 la Unión Internacional de Arquitectos realizó una convocatoria internacional para el edificio del Museo, en el marco de la Bienal Internacional de Arquitectura de Buenos Aires. Se presentaron 450 propuestas de 45 diferentes países. La selección quedó en manos de un jurado internacional de arquitectos y el primer premio fue otorgado a tres jóvenes arquitectos argentinos: Gastón Atelman, Martín Fourcade y Alfredo Tapia.
El Museo Nacional de Bellas Artes fue inaugurado en diciembre de 1896 en el edificio de las tiendas Bon Marché de la calle Florida. Desde su origen, fue pensado como un espacio destinado a albergar arte internacional de todos los períodos históricos, y a promover y consolidar un arte argentino por entonces incipiente.
Slide image
Slide image
Slide image
Slide image